Recuerdo que cuando estaba en el instituto en mi último año me recomendaron apuntarme “al paro” (al Servicio Público de Empleo), estamos hablando del año 1999. El objetivo no era encontrar trabajo, sino acumular tiempo como demandante para que, unos meses después al terminar el instituto, la primera empresa que me contratara pudiera obtener algún beneficio, no solo por ser mi primer empleo, sino también en función del tiempo que llevase “buscando”.

Porque aunque te apuntas como “demandante” y tu deber como desempleado es buscar empleo, el único que busca empleo para ti eres tú. El primer día que te apuntas, les cuentas de manera somera tu vida laboral y tu perfil profesional. Y ahí te intentan encajar con los perfiles que tienen, que están desfasadísimos y no cubren nuevas profesiones.

A partir de ahí, a sellar cada tres meses. Llegas a la oficina, saludas en recepción, te sellan y te vas. Eso cuando no lo haces por internet. Eso si, solo puedes ir a sellar el día que se te indica, ni antes ni después (salvo causa justificada). El objetivo de sellar entonces me queda difuso: vale para que tengas que acudir en horario laboral y por tanto demostrar que no estás trabajando “en negro” (pero si puedes sellar por internet, este control te lo saltas) y nada mas. Al sellar tu demanda nadie te va a dedicar 5 minutos a preguntarte como te ha ido ese trimestre, si te has presentado a alguna oferta de empleo o te va a enseñar alguna oferta en tu sector o cercano.

Y mientras, las únicas comunicaciones que te llegan de la oficina de empleo no son de empleo, son de formación para desempleados. Que si, que está muy bien que te formes para ser un mejor trabajador, pero tú quieres trabajar, y ofertas de tu sector alguna llegará. ¿O no?

Desde mi primer contacto en 1999, tengo la sensación que nada ha cambiado en las oficinas de Empleo Público. Solo las empresas de trabajo temporal se acuerdan de mandarles ofertas de empleo, y el resto de empresas buscan en otros lugares (portales online, ofertas en periódicos o contratación de headhunters) Para muestra un botón: Al entrar en SEPE.es (Servicio Público de Empleo) podemos ver “ofertas de empleo hoy: 5975”, al entrar en Infojobs.net vemos una cifra 11 veces mayor: 71.056.

Hice una pequeña encuesta ayer en Twitter, lance la pregunta 2 veces (una por la mañana y otra por la tarde) apenas tuvo 4 retuits así que no se cual es la muestra base, de todos los que la leyeron solo 2 personas en su vida laboral encontraron empleo por el Servicio Público. Unas cifras realmente escasas.

Sigo creyendo que las oficinas públicas de empleo son una herramienta imprescindible para reducir el desempleo, pero tiene que ser una herramienta bien engrasada y a punto. ¿Por qué las oficinas de empleo (mas allá de la coyuntura actual) no ofrecen empleo?

Foto: CC Arribalasqueluchan



Deja un comentario