“Look, let’s be honest here. No one like taxes, but they pay for our basic needs: Roads, schools, defense. If we hope to realize our aspirations as a great planet, we must each pay our fair share to achieve those noble goals”
“Miren, para ser honesto. A nadie la gustan los impuestos, pero pagan nuestras necesidades básicas: carreteras, escuelas, defensa. Si queremos cumplir nuestras aspiraciones como un gran planeta, debemos pagar cada uno nuestra parte para alcanzar esos nobles objetivos”

Extraído de Futurama 7×03 – Decision

Cuando digo que quiero pagar mas impuestos, me refiero a que quiero que todos paguemos mas impuestos, de manera proporcional a los ingresos o propiedades, que cada uno aporte unos mínimos y a partir de ahí gradualmente a cuanto pueda aportar cada uno.

Cada vez que un político anuncia una bajada de impuestos yo me echo a temblar ¿con que se van a pagar las necesidades mínimas de un país? (las de verdad, no las de Futurama): Educación, Salud, Investigación, Administración Pública o Transportes. Con la coyuntura actual, se ha demostrado que el Estado no tiene margen de maniobra para reorganizar sus finanzas si no tiene unos ingresos suficientes. La ecuación es sencilla: déficit es la diferencia entre ingresos y gastos, o sea cuanto mas se recaude mas se podrá gastar. Así, si queremos tener un déficit cero o incluso superávit se pueden hacer dos cosas: reducir los gastos o aumentar los ingresos. Un gobierno que se empeña en bajar impuestos, solo podrá hacer políticas de recortes. Solo con una alta recaudación se puede mantener el estado del bienestar y se pueden realizar inversiones en sectores estratégicos como la educación y la investigación.

Curiosamente el gobierno de España, siguiendo los dictados europeos, ha decidido que la principal solución pasa por reducir gastos y luego aumentar ingresos en impuestos indirectos (los que no son proporcionales a los ingresos del ciudadano). Con los recortes se pierde estado de bienestar y calidad de vida; con la subida de impuestos indirectos se pierde capacidad adquisitiva de los que menos tienen. Todo esto redunda en un aumento de la brecha entre ricos y pobres.

Evasión de impuestos

Como me repatea que muchos de los que se dan golpes en el pecho de “auténticos españoles”, y de “proteger la identidad nacional” son los primeros en ser unos insolidarios, defraudando a Hacienda (que somos todos) y evadiendo impuestos. Si eres miembro de un país debes ser solidario con el país y pagar todos tus impuestos.

La subida del IVA

El verano acabó con una subida del IVA (y la reestructuración de su aplicación en diversos productos, sacando a muchos, especialmente los culturales, del reducido para pasarlos al normal). Al hilo de esto, leí una frase demoledora: “el 21% de cero es cero”. Como se ha comprobado en los últimos meses, la subida del IVA no ha supuesto una subida directa de la recaudación. Parece que se ha alcanzado el techo de gasto de muchas familias y no se puede sacar de donde no hay. Y con los precios “inflados” de la noche a la mañana, lo que ha habido es menos ingresos para los comerciantes. De hecho, parece que incluso se ha gastado menos.

Pero claro, si luego nos encontramos que los políticos gastan el dinero que han recaudado en cosas tan absurdas como macroproyectos faraónicos de infraestructuras “culturales”, refinanciar a empresas deficitarias y cosas así… pues como que se quitan las ganas de pagar impuestos.



Deja un comentario