Hoy se celebra el día internacional para erradicar la violencia de género. Hoy es un buen día para destapar sobre un tema que se habla muy poco: La Industria del Género.

Hay mucho dinero moviéndose para pagar eso de la Violencia de Género. Se gasta dinero en todas las causas abiertas: a fiscales, jueces, policías, psicólogos y el resto de funcionarios. Se gasta dinero en lugares que estudian como resolver la desigualdad machista: observatorios, institutos de la mujer. Se gasta dinero en formar sólo a mujeres y se les da subvenciones sólo a mujeres.

Si, se gasta mucho dinero para resolver el problema… y no, no es una industria, es una inversión por una sociedad con mayor igualdad. El machismo y la violencia de género son una realidad y una lacra que debemos erradicar si queremos evolucionar. Nadie se está llevando dinero a costa de inventarse un problema, se está gastando en medidas para un problema real, concreto y estructural.

Pero la discriminación positiva discrimina…

La discriminación positiva iguala. Si se detecta que un grupo poblacional tiene una carencia se les pone una ayuda para que puedan llegar a tener las mismas oportunidades que el resto de la población. Así, existen cursos en las que se prima a la mujer ya que en ciertos ámbitos no han tenido acceso a esos recursos, o se dan ayudas prioritáriamente a mujeres para intentar contrarrestar los desajustes del mercado.

Discriminación positiva

Estas discriminaciones positivas se hacen en muchos otros sectores poblacionales y nunca hacen rico a nadie. Debemos luchar por un mundo en el cual finalmente no sea necesario, pero hasta entonces son necesarias.

Pero se condena al hombre sin pruebas…

No, la presunción de inocencia prevalece siempre, hasta que un juez no tiene todas las pruebas para condenar lo único que puede poner son medidas cautelares, de protección y seguridad. Como cuando ves una pelea en la calle y primero les apartas para después hablar con ellos. Se les aparta para que no pasen a mayores. Si no se ponen estas medidas (que sólo se pueden poner con una denuncia) en muchos casos se termina produciendo un asesinato.

Pero existen falsas denuncias…

Si, un 0,01% de las denuncias por violencia de género son falsas, y son delito penado con multas (por hacer perder tiempo y dinero en pagar a fiscales, jueces, policías, psicólogos y funcionarios). También es una cifra tan ínfima que no puede dejarnos sin ver el bosque de casos que tienen indicios y pruebas y los muchos casos en los que hay condenas en firme.

Pero todos somos o podemos ser violentos…

Hay violentos de todos los géneros, pero la educación (o un problema mental) nos invita a que la violencia sea una solución a nuestros problemas con los demás. Si estamos en una sociedad machista, donde se dice que el hombre tiene el poder y que las mujeres son sus propiedades, los hombres creerán que pueden imponer sus decisiones sobre las mujeres por la violencia. El machismo empodera . A esto se le llama problema estructural (machismo) y por eso hay una Ley Integral a paliarlo.

Pero existe una condena por (inserte aquí su anécdota)…

Vale, has encontrado un grano de arena en un desierto y lo estás exagerando para que parezca la norma. Bienvenido al mundo de la demagogia. Por favor, lee la sentencia completa.

Pero también se ejerce violencia de mujeres a hombres…

Correcto, y son denunciables al amparo del Código Civil y, en muchos casos, será considerado violencia doméstica. Los hombres están protegidos por la ley ante cualquier violencia que se ejerza sobre ellos. Los derechos de otros no anulan los tuyos.

Pero la Ley de Violencia de Género no ha solucionado el problema…

Mentira, a pesar de que cada vez hay más conciencia sobre que la justicia funciona y que se puede denunciar, las denuncias y las muertes se han ido reduciendo año a año. Aún queda mucho por hacer, especialmente en la educación para que las nuevas generaciones sean mas igualitarias.

Pero es un gran negocio…

No existe la Industria del Género, no hay nadie que se lucre por un juzgado aparte, ni por una legislación específica. Ni los jueces, ni fiscales, ni policías, ni funcionarios se llevan un plus en estos casos.

Concluyendo, en el “primer mundo” se ha avanzado mucho, pero aún queda mucho por trabajar para que haya una auténtica igualdad de posibilidades de desarrollo de la persona, independientemente del género. El principal problema considero que es que se ha avanzado tan rápido que antiguas generaciones y antiguas costumbres siguen arraigadas con antiguos modelos de sociedad y no han asumido a las mujeres como sus iguales. Aún existen hombres que creen que su papel es la de ser el protector y guía de las mujeres porque ellas son pobres animalitos que necesitan de su cuidado. El patriarcado y su machismo inherente no están sabiendo reaccionar antes estos cambios y, en muchos casos, se están escapando por la vía de la violencia. Ellos son los que mandan, a cualquier precio… y ahora dicen que no quieren pagar el recibo y lo llaman Industria de género.

Dejémonos de demagogia y protejamos a nuestros iguales.

Este artículo se ha escrito con motivo del día Internacional contra la Violencia de Género y a raíz de una conversación en Twitter demasiado larga, pero que empieza aquí (y se bifurca) y que venía a raíz de esto que vi en la manifestación del 7N:



Deja un comentario