Un periodista debe recopilar información de la mayor cantidad de puntos de vista posibles, y sacar el trigo de la paja para desgranar solo lo esencial, y además relatarlo de una manera sencilla para que todo el mundo pueda entenderlo. Es una profesión difícil y que tiene un punto de artesanal.

Las redacciones actuales tienen un problema que mata al artesano: prisa. Está claro que todos queremos información lo más pronto posible, y hay una lucha por ser más rápido que la competencia, pero tiene que ser información veraz. A un usuario de twitter le podemos permitir que nos cuele una noticia falsa (ya le correremos a gorrazos por no pararse a pensar), pero un periodista profesional tiene que aguantar las ganas de publicar hasta que haya podido contrastar la información.

Portada La RazónLa pasada semana tuvimos un ejemplo con la foto no verificada de un supuesto terrorista cuando solo era un fotomontaje difundido por chavales para difamar a un periodista de videojuegos (lo de esa portada que usa el símbolo de la paz y clama a la guerra, da para otro artículo).

Por otro lado, con la crisis de los medios tradicionales, se ha prescindido en algunas redacciones de algo tan importante como son los editores. Gente que, con espíritu crítico y con ganas de tener calidad informativa, revisa los materiales que van a ser publicados siendo los primeros en detectar fisuras o información no suficientemente contrastada. Es importante la velocidad, pero esto no debe ir en detrimento de la calidad.

Jota Abril en La Mañana de la 1

Jota Abril en La Mañana de La 1, señalando un logo de Star Wars como si fuera el de Al Qaeda


¿A nadie de La Mañana le chirrió ver el logo de la Alianza Rebelde de Star Wars en esta explicación sobre Raqqa realizada por Jota Abril? Por cierto, el periodista se ha disculpado de esta extraña manera:

PD: Cuanto he terminado el artículo me he dado cuenta del “chiste” no intencionado de la palabra prisa cuando se habla de periodismo



Deja un comentario