Periodismo - Un bloc con un bolígrafo encima

#periotriste

29 Diciembre 2016 | La Columna |

Mucho se habla de la crisis del periodismo. Yo hablaría de la crisis de los periodistas.

Para ser un profesional, hay que ser un profesional, cumplir con unos mínimos de calidad en el trabajo que realizamos. Eso es algo que se debería inculcar en la formación y recordar constántemente por parte de jefes (y consumidores) en el desarrollo profesional posterior.

Así, a un periodista le pido que me informe, de manera veraz y fiable, con información contrastada y completa. Creo mucho en los periodistas en los medios de comunicación y en su función en la sociedad. La información nos hace personas más completas, nos permite tomar decisiones y posiciones. Si fallan los periodistas, si no recibimos información fiable de un profesional de la información, el sistema estará roto.

Veraz y fiable significa que, aunque hay gente que dice que “la verdad no existe”, al menos si el periodista intenta dar más de un punto de vista y, sobretodo, de fuentes con criterio sobre un tema podremos construirnos una imagen más o menos fiable del mismo. Esto significa que no se puede basar una información en una única fuente. Una nota de prensa puede ser el comienzo, pero también habría que contrastar lo narrado ahí. Hay que hacer un ejercicio de excepticismo, e intentar completar el puzzle de la información.

Además, en el desarrollo de la profesión, los jefes/supervisores deben dar espacio y velar para que la información cumpla la función de informar de la manera más completa posible. Por mucha prisa que se tenga en dar la información en al carrera contra otros medios, debe haber un tiempo para contrastar lo que, con sólo una fuente, sólo se intuye que es “la verdad”.

Como clientes finales, los que recibimos la información no podemos permitir que la información que nos llega no cumpla con unos mínimos de calidad. Para garantizar la calidad de la información que recibimos, también debemos hacer un ejercicio de completismo, escuchando más de una fuente de información… algo que sería menos necesario si los periodistas fueran más profesionales.

Si el periodista no es un profesional, quizá solo estaremos hablando de un #periotriste. Alguien que quiere ser periodista, pero que sólo es un triste junta-letras desinformador.

Foto: Fredrik Walløe Seguir – Journalism



Deja un comentario