La dulce epoca franquista

22 Diciembre 2016 | General |

Ayer acabó en televisión la serie Velvet, que narra amoríos en los años 50 en unas galerías de moda en Madrid. Pero lo curioso es que en ese Madrid de los años 50 no hay dictadura, todo está dulcificado de tal manera que es un remedo de años 50 americanos tintados de español (que imposibles esas canciones en inglés que no eran lo que sonaba aquí). ¿Esa era la España en los 50?

Mientras Tele5 estrenó hace poco Lo que escondían sus ojos, una miniserie que narra los amoríos de Serrano Suñer, cuñado de Franco y miembro de su gobierno de dictadura. Germanófilo declarado, con buenas relaciones con Himmler, y uno de los principales artífices del Régimen franquista, pero en la serie se le ve como un simple señor, con poder, que tiene amoríos. ¿Esa es la imagen completa de aquel hombre?

En ocasiones la novela histórica juega a poner a personajes ficticios en un escenario histórico, incluso interaccionando con personajes o hechos reales de la historia. Pero estas series juegan a ficcionar la historia desvirtuándola y haciéndola mucho más dulce de lo que fué.

Mucho se dice “se hacen demasiadas películas de la Guerra Civil y de la posguerra”, pero lo importante de estas películas es cuanto se ciñen a lo que ocurrió y como ayudan a dar una visión real sobre el conflicto, sobre la historia, sobre las personas que lo vivieron y a poder ver aquel mundo con sus ojos, desde dentro.

Con la novela histórica bien escrita y enclavada podemos repasar hechos históricos o viajar a esa época para conocerla desde dentro. En España la mitad del siglo XX tuvimos una guerra por el levantamiento de unos antidemócratas, una cruda posguerra y una dictadura feroz, en los 50 había mucho hambre y la represión de la dictadura aún era muy dura. Mientras, estos productos de consumo masivo crean una pátina de caramelo, de “que bella fue aquella época”. Algo muy alineado con hacerle luz de gas a la memoria histórica (y algo de ensalzamiento a la gloria de aquellos años), y no hay mayor error que olvidar nuestro pasado.



Deja un comentario